Campiña. La ondulante llanura cerealista

Aunque no es el único paisaje que engloba el territorio de Aidescom la campiña es sin duda el que le imprime mayor carácter y singularidad. Más de un tercio de la comarca esta ocupada por una amplia llanura de campos agrícolas en los que alternan cultivos de cereal, girasol, patata, viñedos y regadíos con pequeños bosquetes de pinos. Al contrario de lo que cabría esperar este ecosistema es una de las grandes riquezas naturales de la provincia.

Para descubrirlo tan solo hay que iniciar el camino al despertar el día, cuando los primeros rayos de sol arañan el horizonte. Entonces la luz se proyecta sobre la tierra ocre, remarcando cada pliegue bajo el que discurren arroyuelos de aguas efímeras. Junto a ellos, cuando el calor estival se agudiza, se cobija la fauna como zorros, tejones, jabalíes, conejos y liebres, que buscan entre los últimos vestigios de humedad el alimento que les proporcionan majuelos, rosales, retamas, bardagueras y pequeñas herbáceas. Entre los campos de cultivo sobreviven algunas de las aves esteparias más singulares de Castilla y León. Gangas, canasteras, alcaravanes, avutardas, aguiluchos pálidos y cenizos son algunas de las especies más representativas de un ecosistema que cada vez está más debilitado y amenazado.

  • Tierra de cultivos de la campiña con alpacas
    Tierra de cultivos de la campiña con alpacas